la dieta

Exclusivamente con Bellotas

Cada animal precisa por lo menos una hectárea para su crianza. De naturaleza friolera, el cerdo ibérico se ambienta a la perfección en el clima templado de Extremadura y en el terreno apropiado de la dehesa. En octubre, el cerdo, con un peso de entrada en montanera entre los 80 y 105 kg incrementa en este régimen el 60 % de su peso de entrada, siendo su peso final de 140 a 180 kgs al cabo de la primavera.

Su alimentación en la dehesa es exclusivamente con bellotas y pastos naturales. La bellota muy baja concentración de proteínas es un alimento muy energético. Al consumirla, la grasa de la Pata es rica en ácido oleico y baja de ácido linoléico y ácidos grasos saturados, proporcionando la calidad de grasa saludable.